¿Como escribir tu primer plan de negocios? Parte 2

Pensamiento estratégico


 Muchas pequeñas empresas creen que la planificación estratégica o de largo plazo es algo que deben realizar sólo las grandes compañías. Los negocios que sobreviven y prosperan con el tiempo, son aquellos que satisfacen las necesidades de sus clientes, ofreciéndoles beneficios a precios que no sólo cubren los costos de entregar lo prometido, sino que además generan una utilidad. Para lograr esto con eficacia, Peter Drucker1 argumenta que las organizaciones necesitan enfocarse en el ambiente externo con el objeto de crear clientes. Igualmente, Michael Porter2 aduce que la forma en que una empresa se posiciona en el mercado es de vital importancia.



Específicamente, su labor consiste en conciliar eficazmente las aptitudes (esto es, conocimiento, competencia y experiencia) y recursos con que cuenta tu negocio, con las oportunidades que se crean en el mercado. En otras palabras, las empresas deben estar orientadas hacia el mercado. Muchas empresas creen que pueden ofrecer un producto, pero no están seguras de si el mercado realmente lo necesita.



Para cualquier empresa, el punto de partida es definir una misión o propósito y fijar metas.
El propósito define "lo que hace la empresa". Toda empresa tiene un propósito. Para algunas, el propósito es simplemente ganar dinero. Otras definen su propósito en términos de actividades y clientes. Algunas también incluyen una declaración ética. Muchas de las empresas más exitosas están motivadas por una ideología, que abarca tanto su propósito como sus valores y que ofrece inspiración y da dirección al negocio. La definición de un propósito es un prerrequisito para la planificación eficaz.

Las metas, o "visión", definen "hacia donde se dirige la empresa". Pueden establecerse en términos de crecimiento o comparación con la competencia, o incluso en términos de beneficios para la sociedad. Para muchas empresas, la visión es lo que las potencia a avanzar.

Al fijar metas para tu empresa, debes preocuparte por satisfacer a tres grupos de personas: los dueños, los empleados y los clientes. Cada uno de estos grupos tendrá sus propias expectativas.

_ Los dueños querrán obtener un retorno sobre el capital que han comprometido en la empresa. Dicho capital puede ser tuyo (o de tus socios), pero aún así deberías aspirar a un mejor retorno que el que obtendrías si pusieses el dinero a interés en un banco o institución financiera. Si tenés inversionistas externos, ellos estarán interesados en que el capital se valorice y querrán pruebas de que tu inversión está bien
administrada.

_ El personal buscará obtener una recompensa acorde a sus esfuerzos, oportunidades de desarrollo profesional y un ambiente en el que les sea agradable trabajar.

_ Los clientes querrán un producto o servicio que satisfaga sus necesidades a un buen precio.

Para tener éxito, una empresa necesita tener una idea acerca de cómo va a alcanzar las metas que se ha propuesto. Muchas empresas lo hacen estableciendo objetivos de corto plazo. Los objetivos deben estar orientados en las acciones, como también deben poder lograrse con los recursos disponible. Las metas y objetivos pueden integrarse en un plan de negocios, junto con el análisis de mercado, con una estimación de los recursos que demandarán y la forma en que se asignarán estos recursos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario